Un servicio vital para tu salud

Horario de atención : Estamos para ti 24/7
  Contáctanos : Fijo: 015383777 - RPM: #965094856 - Entel: 994096334

Cuidados de Paciente Anciano

La tercera edad, es la etapa que comienza según el visto social y médico a partir de los 65 años de edad. Hoy no es común como hace unos años atrás pensar que esta persona sea una anciana, sino que se la ve como una persona con mucha potencialidad y mucho por hacer. Solamente podemos decir que recién empieza a transitar su tercera edad. La ancianidad, o edad senil no es lo mismo, postura también discutida, que tiene sus variantes, debido a los avances de la medicina. El paciente geronte es aquel donde se entiende que por el paso de los años ya todo su organismo empieza a decaer en sus funciones, se ve como un paciente de cuidado, frágil y propenso a muchas enfermedades por el desgaste de su organismo.
Sin embargo podemos ver ancianos de muy buena salud, determinada por su estado de buen equilibrio psicofísico, e influenciado por su propia genética. La atención y técnicas en el paciente anciano, es prácticamente como cualquier otro paciente salvo sus particularidades y sus problemas individuales, pero en el paciente anciano todo es más criterioso y la profesionalidad del Reflexólogo hace a tener en cuenta muchos puntos. El paciente anciano tiene un proceso evolutivo natural que obedece al paso del tiempo, en donde en algunos más y otros menos se produce un desgaste celular que hace a nivel general y sin excepción que todos los procesos de su metabolismo estén alterados, en sus ritmos y sus tiempos. Sus estructuras óseas son más débiles y sus deformaciones pueden a veces dificultar la mejor técnica e intención del profesional. Esto implica en la mayoría de los casos tener en cuenta, diversos puntos de cuidado y observaciones.
Que se detallan a continuación

1º – Reacciones durante la sesión:

    Las respuestas son variadas e individuales pero a veces algunas aumentan, por ejemplo:

  • Necesidades fisiológicas: orinar o defecar
    Es común que el paciente pida levantarse para ir al baño, lugar que tendremos irremediablemente que ceder y luego continuar con la sesión.
  • Adormecimiento de algunas partes del cuerpo generalmente brazos o zona sacra, y otras veces con menos frecuencia piernas.
    En este caso debemos, auxiliarlos, casi siempre cede estirando los miembros suavemente y con leve masaje de fricción.
  • Las demás reacciones son comunes como a otros pacientes
    • Visualización de imágenes.
    • Recordar situaciones pasadas.
    • Aumento de la sudoración.
    • Lagrimeos.
    • Cambios en el ritmo respiratorio.
    • Baja de la temperatura corporal (hipotermia)

2º – Reacciones entre sesiones.

  • Metabolismo en general: Cambios en el, pero mas lentos, es raro que el paciente te comente cambios bruscos, esto tiene que ver con la velocidad de respuesta al tratamiento que en estos pacientes son mas lentas.
  • Agudización de síntomas: Es situación frecuente, es común que el paciente diga – me dolió mas puede ser?
  • Cambios en el estado de ánimo: El estado de animo en el paciente anciano es de por si esperable, a veces tiene relación con sus problemas personales, pero la mayoría de las veces es de cómo espera respuesta de su tratamiento. Es decir su estado es variable proporcionalmente a como se sienta con la respuesta positiva al tratamiento de la Reflexología.
  • Cambios en el descanso: Es común y esperable que el paciente diga descanse mejor. A veces sin cambios oníricos.
  • Observaciones de aspecto en los pies: Muy lentos, no se ve en las primeras sesiones , salvo áreas de dolor que disminuyan su sensibilidad.
  • ¿Algunas lesiones que podemos encontrar?

  • Pérdida de sensibilidad en una zona a tratar.
  • Deformaciones óseas.
  • Fragilidad ósea.
  • Uñas con hongos.
  • Varices.
  • Edemas maleolares.
  • Callos grandes. A veces que abarcan toda una zona a tratar
  • Pies hinchados.
  • Piel lastimada. Ulceras etc.
  • Excesivo dolor en el área a tratar.
  • Pies resecos, deshidratados.

3ª- Cuidados especiales en la aplicación de técnicas

  • Empezar con un grado de movilización lenta y suave
  • Las caminatas del pulgar con presión de media a baja.
  • Técnicas de deslizamiento con cuidado y observando bien la zona.
  • Técnica puntual, empezar a profundizar la presión lentamente.
  • Tiempo de sesión igual, 20´ en cada pie, salvo que no pueda aguantar en la posición.
  • Cantidad de sesiones por semana entre 1 y 2.
  • Evaluación permanente de todos los sistemas.
  • Uso de elemento de estimulación solo en partes donde el músculo este firme y con tonicidad.
  • Es recomendable el uso de estimulador y buscador de puntos de acupuntura, es menos traumático y más efectivo.
  • Técnicas mixtas con precisión y cuidado

No olvidar: Más paciencia en el anciano y en las respuestas al tratamiento. Entender, Comprender y acompañar en el proceso de autocuración, sabiendo que este, es relativo, con límites que uno desconoce, hasta tanto vengan llegando las respuestas.

Agregue un comentario